Blogia

Facultalandia

...Fin y continuará...

Un largo suspiro antecede estos primeros golpes de teclas; por fin el corazón y los nervios encuentran el sosiego necesario para mirar hacia atrás y recordar. Cuando el tic nervioso de mi ojo izquierdo empieza a menguar, luego de reportajes (valga el plural para muchos), gramática, Marcia, Bermello, ITIC (no me digan que no se acuerdan del modelo de Jacobson, que es fundamental en la comunicaxiooón), me detengo por un momento a mirar a la gente con las cuales he compartido el último año y no reconozco a los tímidos muchachos de aquellos primeros días.  

Como comenzar por el final es siempre más difícil me voy a ir por el estilo de Tarantino; aquí tienen el primer flashazo que nos lleva a donde todo comenzó:                - ¿Muchachos, quién sabe lo que es comunicación? Esta pregunta se repitió a lo largo del semestre, nunca fueron suficientes los terrenales intentos de darle respuesta a tan gigante incógnita. Luego de leer todos los libros posibles sobre el tema y poner en una base de datos: (Concepto OR Definición) AND (Comunicación) he concluido que solo Dios sabe la respuesta.

Continuando la historia en mí accidentado estilo cronológico me gustaría ponerle un buen título informativo a la siguiente sección: Y en eso llegó Ronquillo.

 Pero no solo llegó él, sino Marcia y sus excelentes clases de historia neocolonial (juro que nunca vi esa asignatura en el plan de estudio pero igual aprendí y la disfrute muchísimo). I Llegó Mayra al aula, II que es además teatro de la facultad (II: nS: Que/ nPN: teatro/ e: que + p.o.s / n: que (pronombre relativo)/ f: complemento de sustantivo); llegaron también los leads de quién, de qué, de cómo; y cuantos puedan caber en las seis palabras que marcaron el primer semestre: La Nota. Mientras nos adaptábamos al nuevo mundo del estilo directo y la vida empezó a tomar forma de pirámide invertida, descubrimos que la OBJETIVIDAD, así con todas sus letras, no existe ni en la matemática que va del uno al cinco. Lo importante es la honestidad profesional, la ética y la moral, y creo que eso siempre lo hubo. Si me preguntasen cuánto hemos cambiado desde entonces tendría dos formas de respondérselo, en por ciento o en número, pero la verdad es que no lo sé en ninguna de las dos.

El próximo corte en la historia viene con las prácticas en los periódicos, que constituyeron el primer acercamiento en caliente al periodismo. Como ya algo había escrito sobre este tema me ahorro el "trabajo enajenado" y reproduzco textualmente las partes más importantes.

"El brillo en los ojos es típico del que ha publicado. No se por qué a los de JR le brillan tanto y tan seguido (envidia de la buena). Los familiares, casi siempre mamá y papá, viven pendientes de los periódicos; cuando encuentran el nombre de su hijo(a) en blanco y negro el escándalo es colosal. Se enteran los compañeros de trabajo, los vecinos y todo el que tenga la suerte o la desgracia de aparecer en su agenda telefónica. Una madre compró 20 rotativos para repartir entre los allegados, otra gritó tan fuerte en su oficina que los trabajadores pensaron que habían aumentado el salario; un padre no pudo controlar la emoción, y tuvo que llorar frente al diario en que aparecía la misma combinación de letras del acta de nacimiento de su bebe."

"Se nos ve montados en carros, rojitos casi siempre, luchando por la noticia. Lo de los carros es pura comodidad, más de uno estaría dispuesto a ir de rodillas arrastrando una piedra con tal de conseguir una buena historia. Los periodistas viejos, digo, antiguos se están organizando porque ven en peligro su puesto. "Contra esa competencia no se puede ", expresó uno que ronda los 70. "Gracias a dios,  el MED o el que sea, que no les pagan: hacen todo eso de gratis, imagínate si les pagaran", eseveró otro al que le costó 100 CUC cambiar su acta de nacimiento para retirarse diez años más tarde."

Regresamos de esas prácticas con ilusión y ganas de hacer.  Muchos compañeros echaron raíces en los medios y continuaron publicando, o revisando el correo que es igual de importante.

El rey de los géneros periodísticos campeó en la primera mitad del segundo semestre, aunque para muchos se extendió un poco más. El número de reportajes realizado se convirtió en la mediada universal del agotamiento. Descubrimos en esta etapa otra faceta del hacer de los periodistas: la lucha contra el burocratismo y el miedo de las fuentes a la grabadora.

Quiero hacer un aparte aquí y dar las gracias al profesor de redes por todo el  tiempo que nos regaló para emplearlo en otras tareas. Dicen las malas lenguas, no tengo seguridad de esto, que el profe tiene vocación de poeta, les dejo un versito para que juzguen ustedes mismos: "Pasarás por mi turno, sin saber que pasaste". A la clase de redes siempre la cubrió un manto de misterio: subían 15 al aula y en  la hoja de lista firmaban 57. Taladrid esta muy interesado en realizar un Pasaje a lo Desconocido sobre este hecho paranormal. 

Otro flashazo nos devuelve al final de la historia: hoy se acaba primer año de periodismo. No somos los mismos de aquellos días donde tanteábamos casi a ciegas en busca de afinidades. Ya hay gente a nuestro lado a las cuales podemos, sin miedo alguno, llamar AMIGOS, y apartando todos los conocimientos y experiencias que le exprimimos a este curso; creo que eso, los buenos amigos, es lo más importante que nos llevamos del primer año que se acaba.

 - Hey muchachos cinco minuticos, no se vayan todavía,  que tengo que decir una cosa. Rapidito para que puedan irse de vacaciones, ver a la familia, despejar y recuperar todo el sueño perdido. Ha sido un inmenso placer haber compartido este año con ustedes. Si, ya se que me he puesto meloso y cursi, pero no lo puedo evitar. Los voy a extrañar mucho estos meses de ocio, y desde ya, no veo la hora de volvernos a encontrar en segundo año para continuar haciendo nuestra historia.

 

PD: No dejen de hacer locuras estas vacaciones, que, como dice Marcia, con eso del cambio climático cualquier día nos levantamos con el agua al pecho.       

 

Sergio Alejandro Gómez Gallo

La Habana, 29 de junio de 2007 1:30 a.m.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Mi rincón de Ciudad

SAG 

Este es un comentario que publiqué en el sitio La Ventana, luego de leer un debate de los arquitectos sobre el quinquenio gris. Al final dejo un link para los interesados.

Desde mi cuadradito ruso -discúlpenme si no es esta la procedencia de los famosos edificios de microbrigada- este artículo se convierte en algo personal. Cuando despierto en este rincón de la ciudad (Aldabó) me pregunto si realmente pertenece a ella: hace años no necesito despertador, un gallo mañanero, que cría con ternura un vecino, ha asumido la tarea con insensible puntualidad; los puercos de otro, traen hasta mi ventana los aromas de un campo ficticio y pestilente que agobia los sentidos, y la pobre escalera de este "multifamiliar" se ve sistemáticamente lacerada por la incontinencia de un perrito faldero mal educado.

 

El barrio es resultado de la imaginación de un niñito de sexto grado, que con más ganas que ingenio colocó los "cuadraditos" en una bolsa y los dejó caer al azar. En lo bolsita debieron quedarse los parqueos, quizás el inocente pequeño no pensó que un día, más de un proletario podría agenciarse un carrito, una moto o una chivichana. El ingenio criollo superó el problema con unas amorfas construcciones de metal que se disputan el espacio de los patios, y causan problemas personales entre los propietarios. Mi zona, creo que es igual en otras partes, necesita urgentemente una reforma agraria que acabe con los latifundistas de hojalata y distribuya, si es que hay que hacerlo, de manera justa los terrenos. Pero la cosa no para en la construcción del necesario resguardo para el transporte, los magnates se han construido terrazas y cuartos accesorios, que ayudan a su comodidad y sustituyen el conjunto monótono de los "bloquecitos" por la anarquía del nuevo "movimiento de arquitectos independientes" (M.A.I).

 

Últimamente, al gallo se le ha unido un pájaro carpintero, más que carpintero creo que es chapista. El martilleo constante sacude al cerebro y no hay modorra que resista el rechinar de los metales. El último invento del M.A.I es un taller particular con mi buena clientela, si algo sobra en este país son carros con problemas en la carrocería, por lo pronto no me ilusiono con la idea de que el negocio pueda quebrar.

 

En mi memoria está guardada una escena prodigiosa, de esas pocas que me quedan de la década del 80. Un camión de basura -de los de verdad-  parquea de espaldas a un latón de plástico gris con agarraderas a ambos lados. En acto casi mágico, la parte trasera del vehículo, con agilidad felina, se apropia del latón, lo desembaraza de su contenido con delicadeza y lo coloca cuidadosamente en su lugar. ¡Qué triste el caballito de hace pocos años¡ y qué grotesco el tractor de ahora. No tiene el encanto y la magia de antaño y sinceramente no creo que lo guarde con agrado en mi memoria.

 

Las historias de mi rincón de la ciudad son interminables y este apenas es mi primer comentario para La Ventana.

 

                                            Continuará... si, seguro que continuará.

 

    


 

 

http://laventana.casa.cult.cu/modules.php?name=News&file=article&sid=3666&mode=&order=0&thold=0

Antropofagia

 

                                                             Por: Lisandra Fariñas

                                                                      Lilién Trujillo

                                                                      Dalia González

                                                                      Sergio Gómez

                                                                      Jesús Adonis Martínez

                                                                      Abel Sánchez

 

"Última persona...", una vez más resuena en mis oídos la recurrente frase. Ahora escapa voluptuosa de los carnosos labios de una despampanante mulata. En la media hora que llevo aquí nadie lo había dicho de una manera tan sensual. No fue como aquel viejo con el húmedo tabaco -de dudosa procedencia- que babeó sus palabras a medio metro de mí, ni como el oficial que las espetó con tono marcial, tampoco como la chica de negro y tatuaje en la nuca que deslizó su frase cual tímido suspiro.

En la parada, todos de pie, rendíamos tributo a su nombre. Bueno, todos menos la guagua que aún no llegaba a la cita. El sol, en el cenit, flagelaba nuestros cuerpos a su antojo y la transpiración comenzaba a burlarse del desodorante. La prisión de la espera caldeaba este pedazo de ciudad, y se iba haciendo imposible la coexistencia pacífica. La diosa Discordia acudió presta gracias a una viejita recalcitrante que aseguraba no haber dado el último dos veces, su contrincante, una negrona con pretensiones de dirigente intentó arreglar el mal entendido que ya alcanzaba dimensiones épicas. Por supuesto, no lo logró. La divina parada hubiera hecho empalidecer al mismísimo infierno de Dante.

Cuando ya empezaba a preocuparme la anarquía y el desenfreno de la situación, una voz flotó ágil por sobre todas las otras: "Guagua a la vista" gritó nuestro Rodrigo de Triana que arriesgando su integridad física se internó en la populosa avenida.

De pronto me sentí un caballero medieval batiéndome frente a los muros de San Juan de Acre, esta vez no había que temer a las espadas y las picas, no eran arcos y flechas los que intentaban robarte el último suspiro, no era la pez hirviente quien incineraba tus entrañas. Codazos, tacones punzantes y el calor abrasador retaban a cualquier Ricardo -por más corazón de león que este pudiese tener- a tomar esta guagua sitiada por una turba enardecida.

Vamos a dar un pasito ahí que el carro está vacío, dice el conductor del ómnibus, y solo logra desprender una irónica sonrisa de la compacta masa orgánica; pues dar el utópico pasito implicaba internarse en un maremagnun de cuerpos aderezados con mil olores. Olores que saltan del África ardiente a las especias milenarias de la China, del perfume francés al aroma cubanés.

La panza del omnívurus -especie en peligro de extinción en la Isla- es un lugar fantástico que desafía las leyes de la naturaleza y la lógica, en él dos cuerpos logran ocupar el mismo espacio al mismo tiempo, y aunque padece de indigestión crónica siempre puede comer un poco más.

La más increíble diversidad pulula por todo el interior de la armazón de metal, como un aleph criollo, muestrario de lo que somos: una abigarrada mezcla de notas que sobre el pentagrama de lo real dibujan una sinfonía maravillosa.

Tal vez producto de un soroche momentáneo me asaltan imágenes confusas: una señora busca refugio entre las páginas de un libro para salvarse de la conversación banal de dos adolescentes que discurren sobre la preeminencia de una marca de zapatos que no conozco o el último hit de reggaeton -confieso que la envidié, dónde está Carpentier cuando se le necesita-; una tribu de quechuas de blanca indumentaria, venidos al Mediterráneo americano en busca de Hipócrates, se miran confundidos; al fondo, más allá de la mulata de Wilson y el anciano del tabaco, retumba la percusión de cuatro mestizos, invocando a los orishas con cada toque; mientras la oscura chica del tatuaje en la nuca taponea sus oídos con los acordes de Jimmy Page; un obrero de overall sucio y raído lanza una mirada cómplice a su compañero de asiento -cuyo portafolios, corbata y bolígrafos en el bolsillo recuerdan al típico ejecutivo-, ¿y las guaguas que trajeron de China?, pregunta el proletario con tono burlón.

La gente ya no cree en cantos de sirenas y las soluciones se antojan más empantanadas que Napoleón en el corazón de Rusia. Todo se traduce en vagas esperanzas, tan efímeras como un acuerdo de paz en el Medio Oriente, mientras el hombre de a pie se enfrenta a peores vicisitudes que las de Odiseo.

El animal metálico por fin nos regurgita, salimos de sus fauces medio digeridos. Me siento un nuevo Geppetto. Caminamos arrastrando los pies, cual guerreros sobrevivientes a una cruenta batalla, aún aturdidos por el fragor del combate. Tanteo el bolsillo de mi pantalón y me tranquiliza comprobar que la billetera sigue ahí. Es curioso, cada viaje se convierte en una historia asombrosa, algo para contar a mis nietos. Vuelvo la vista, el monstruo permanece inmóvil, quizás tan exhausto como yo; sonrío con gesto triunfante, aunque convencido de que es una victoria momentánea. Cada día habrá un nuevo enfrentamiento, y nadie sabe en qué estado el monstruo me escupirá la próxima vez sobre la acera. Sin embargo, no hay salida, mañana también habré de pedir "el último..."

Un “diablo” de 15 años

 

Por Jesús Adonis  

 

"Más sabe el diablo por viejo que por diablo", una joya de nuestro acervo popular que canta a esa preciada virtud que es la experiencia. Pero, ¿qué decir de un "diablo" que nunca fue viejo? ¿Qué exclamar ante un joven "diablo" de sabiduría impar? ¡Diablos, qué prodigio!

 

José Martí fue, sencillamente, un hombre monumental. Desde la primera infancia se nos enseña a admirarlo y a amarlo, la presencia de su impronta se adivina en lo más íntimo de cada hombre o mujer que se sienta cubano sinceramente. Huelga mencionar su aporte a la amalgama ética, que conforman los valores identitarios del pueblo cubano hoy, y que ha sido hilo conductor de todos nuestros esfuerzos libertarios y de búsqueda de la más plena justicia social durante el siglo XX e inicios del XXI.  No se concibe la excepcionalidad de la Revolución Cubana, y de su proyecto, obviando el cardinal legado del Maestro.

 

Haber abarcado los más disímiles campos intelectuales constituye un mérito indiscutido que lo consagra como el cubano más universal de todos los tiempos. Fue un escritor notable, como poeta estuvo en la alborada del modernismo, marcando pautas con su sensibilidad insondable. Fue maestro y traductor. Fue el más genial de los políticos decimonónicos de la Isla: un orador febril y de verbo incisivo y florido, un patriota consecuente, con un sentido democrático inmenso, fue un conciliador de hombres y pueblos. Fue un gran humanista.

 

Martí, además, fue periodista. Esta, precisamente, fue su actividad más constante, la que lo ayudó a subsistir en medio de una vida llena de precariedades y limitaciones, que en gran medida provocaron su labor revolucionaria y su moral intachable. Laboró para múltiples diarios y revistas de España, Latinoamérica y Estados Unidos- en inglés y español-. En su carrera como profesional del periodismo resaltan sus colaboraciones en México para La Revista Universal, bajo el seudónimo de ¨Orestes¨; el diario La Nación, de Buenos Aires, en el que publicó su artículo dedicado a  Karl Marx; La Opinión Pública, de Montevideo; La Opinión Nacional, de Caracas; La República, de Honduras. En tierras del Norte se insertó en publicaciones tan prestigiosas como The Hour, The Sun y The Evening Post, donde resalta su defensa de los valores del pueblo cubano en el artículo Vindicación de Cuba, del 25 de marzo de 1889.

 

La prensa de la época recoge toda su obra periodística que abarca géneros tan variados como crónicas, ensayos y artículos que hacen referencia principalmente a la realidad de Cuba, pero también al acontecer de los Estados Unidos, España y toda América Latina. Con un profundo culto a la ética profesional y a las convicciones que lo animaban, el genial autor, retoma, a cada momento, temas polémicos del campo de las artes, la literatura y la política. Hace de la crítica precisa y la veracidad argumentativa su lengua materna y su panacea intelectual ante cada tema a tratar. Su primordial asunción de lo más esencial del periodismo queda refrendado cuando dice: "De impresiones viven las letras, más que de expresiones... No se ha de escribir para hacer muestra de sí, y abanicar como el pavón la enorme cola; sino para el bien del prójimo, y poner fuera de los labios, como un depósito que se entrega, lo que la Naturaleza ha puesto del lado adentro de ellos..."

 

No obstante su mayor logro en este campo lo constituyó, sin lugar a dudas, la fundación, el 14 de marzo de 1892, del periódico Patria, órgano del Partido Revolucionario Cubano (PRC) y ¨soldaddo de la Revolución¨, como él mismo lo calificara. En honor a semejante empresa, celebramos, actualmente, el día de la prensa nacional en esa fecha.

 

Sin embargo, es otro hecho periodístico, sin precedentes, en   la vida del apóstol lo que provoca estas reflexiones. Un día como hoy hace ya 138 años, el 19 de enero de 1869, sale a la luz el ejemplar unigénito del Diablo Cojuelo, especie de volante donde Martí, sin apenas cumplir los dieciséis años, lanza sus primeros argumentos patrióticos al público. Con una crítica mordaz y burlesca zahiere al colonialismo opresor, apenas unos meses después del grito de Yara.

 

La publicación es editada por su compañero Fermín Valdés Domínguez en la imprenta El Iris. Los jóvenes discípulos de Rafael María de Mendive aprovechaban la breve y magra libertad de prensa otorgada, diez día antes, por el capitán general Domingo Dulce. En España había triunfado una revolución liberal en septiembre del año anterior, pero Cuba seguía en su oneroso estatus de colonia sometida a un régimen, de hecho, absolutista.   

 

Desde el editorial, "Pepe" reclama para sí el total descomprometimiento con cualquier otra cosa que no fueran sus propios criterios y la posición intransigente de asumirlos: "nunca supe yo lo que era público, ni lo que era escribir para él, mas a fe de diablo honrado, aseguro que ahora como antes, nunca tuve tampoco miedo de hacerlo".

El artículo más importante de ese primer periódico martiano es conocido como O Yara, o Madrid, frase que se lee en el interior del mismo. Allí, se declara partidario de la libertad y la revolución ante la alternativa de adhesión a la metrópoli o la de otros oportunistas, la: "de esos que llaman sensatos patricios, y que sólo tienen de sensato lo que tienen de fría el alma, reúnen en sus casas a ciertos personajes de aquellos que han fijado un ojo en Yara y otro en Madrid, según la expresión de un poeta feliz, y que con sólo este título pretenden imponer sus leyes a quien tiene muy pocas ganas de sufrir tan ridícula imposición."

 

Respecto a la, por aquellos días, muy cacareada libertad de imprenta, el periodista en ciernes diría: "esta dichosa libertad de prensa, que por lo esperada y negada y ahora concedida, llueve sobre mojado, permite que hable usted por los codos de cuanto se le antoje, menos de lo que pica; pero también permite que vaya usted al Juzgado o a la Fiscalía,  y de la Fiscalía o el Juzgado lo zambullan a usted en el Morro, por lo que dijo o quiso decir". Tema este, que no pasa de moda en ninguna parte del mundo actual.

Además del artículo principal algunos de los sueltos también son del joven Martí. En ellos muestra un fino humor con el que ridiculiza a las autoridades ibéricas en la Isla, así como sus políticas llenas de dobleces para con una población, en la práctica, huérfana de derechos. He aquí una muestra:

 - "¿Señor Castañón?

- ¿Qué hay?

-  Aquí lo busca  a usted la señorita Cuba, que viene a reclamar su   voz, que según  dice, ha tomado usted sin su licencia.

- ¡Ay, cierra, cierra, amigo! Di que me he ido al infierno, que...que qué sé   yo...en fin...mira...como te atosigue mucho, le dices de  mi parte, que pienso mudar de voz, ¿eh? Pero pronto, ¡pronto!    

"No sabemos a estas horas si la señorita Cuba entró o no entró.      A tiempo avisaremos este fausto acontecimiento"

Después, aupado por una situación social de protesta y una identificación con la naciente insurrección, sobre todo en los sectores jóvenes que protagonizan hechos como los acaecidos en el teatro Villanueva o en la acera de Louvre, Martí le dará continuidad a sus trabajos periodísticos de alto vuelo patriótico. En este sentido resaltan la publicación el 23 de enero de 1869 de La Patria Libre, un periódico de mayor formato confeccionado por Rafael María de Mendive y el abogado Cristóbal Madan y donde publica su antológico Abdala. También, en febrero de ese año, aparecería en el Siboney, periódico manuscrito de los estudiantes de segunda enseñanza de La Habana, su soneto ¡Diez de Octubre!

Estas actividades contribuyeron a su detención posterior y condena por infidencia a seis años en las Canteras de San Lázaro. De su experiencia allí, saldrá El Presidio Político en Cuba, folleto publicado en Madrid durante su primera deportación.

Si el genial novelista francés Julio Verne dibujó para las letras universales un capitán de 15 años a bordo de su nave; la realidad de Cuba, aquel lejano enero, parió para la Historia un "diablo", de igual edad, que asumió para siempre el mando de toda una nación.

 

 

 

 

 

Un nuevo enero rebelde

Caravana de la Libertad 

 Este es un artículo de Jesús Adonis Martínez Peña, estudiante de primer año de Periodismo de la Universidad de La Habana. El trabajo apareció en la página digital del semanario El Guerrillero, por lo tanto todos los derechos de publicación le pertenecen al mencionado periódico.

Avanza la serpiente verde olivo y a su paso se suma un pueblo emocionado y rebosante de esperanza. Vueltabajo, la cenicienta de Cuba, asistía de esta forma a un momento que cambiaría su realidad definitivamente. El 17 de enero de 1959 hacía su entrada en la capital pinareña el Ejército Rebelde, encabezado por Fidel Castro.

A casi cinco décadas de distancia, el pueblo rememoró el hecho este miércoles en acto celebrado en la ciudad de Pinar del Río. Esta vez fueron 48 pioneros, armados de banderas cubanas, los que integraron la caravana y tomaron por asalto la tribuna popular.

Representantes de todos los sectores de la sociedad estuvieron presentes en un acto donde predominó la juventud. Además asistieron 12 excombatientes del Ejército Rebelde y la clandestinidad, también protagonistas hace 48 eneros.

Entre poemas y cantos a la Revolución y a Fidel, las principales organizaciones políticas y de masas, así como el Gobierno Municipal entregaron sus compromisos de trabajo para el 2007 a Jorge L. Álvarez Valdés, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en el municipio cabecera.

Un llamado a la lucha contra el flagelo de la corrupción dentro de la sociedad, a la defensa de la patria, a proseguir con la Revolución Energética y a trabajar en la emulación socialista en busca de la sede del acto nacional por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, acciones que principiaron la última y definitiva etapa de las luchas libertarias en Cuba; fueron líneas principales en el discurso de conclusión pronunciado por Yamilé Ramos Cordero, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas en la más occidental de las provincias de la Isla.

En la actividad estuvieron presentes, además, Olga Lidia Tapia Iglesias, primera secretaria del Partido en la provincia, Vidal Pérez Baños, presidente de la Asamblea del Poder Popular a esta instancia y otros dirigentes.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Selección de Poemas

Autor: Ariel Montenegro Valhuerdi

Presencia

 

Ayer te vi, para mí es eso suficiente,

Renacen mis pupilas, desde ayer henchidas,

Henchidas por la luz que tu presencia empina.

 

Te vi ayer, vestida de forma ocasional

Sin embargo mi alma se atilda para verte

Se atilda, se engalana, pues sabe el alma mía

Que no hay mejor momento para mostrarse altiva.

 

Por verte ayer rebosan de aire mis pulmones

Aire limpio que traes con perfume a mi vida

Vida que sin tu aire se ahoga en la impotencia

De respirar lo sano sólo con tu presencia.

 

De verte sólo ayer se mueren mis poemas:

Torrente inadvertido que cabalga por ti

Sólo Dios sabe cuando yo he de volver a verte

Y sólo tú has de decirme si volveré a escribir.

 

15/07/2006 12:06 PM

 

 

Desnuda

 

Tenerte desnuda es...

Abrazar la gloria en un metro y sesenta centímetros.

 

Verte desnuda es...

Reducir al cuadro de los ojos

la infinidad del universo mismo

El que a su vez es ínfimo

Estando tú sin ropa.

 

Verte desnuda es...

compadecerse de tu vestido derrotado

Que retenía agonizante y quejumbroso

A tu hermosura pujante y vigorosa.

 

Tocarte desnuda es...

Quemarse las manos

En el fuego refrescante de tu tacto.

Torturar al corazón sobrecargado

Con el placer que aún no creen

Los dedos suplicantes.

 

Besarte desnuda es...

Degustar una mujer gourmet

Con un toque de criollez y fina seda.

Llevar a los labios

El elixir de la vida

que alcanza para todos,

Pero que sólo a mí se me permite.

 

Y hacerte el amor...

Hacerte el amor... no sé

Porque al igual que el plumaje estrepitoso

De un pavo real que casi grazna

Jamás se acerca al canto agudo y sano

Del canario sencillo en la mañana

También hay veces que las manos mudas

No son capaces de decir a versos

Con mil palabras lo que siente el alma.

 

18/07/2006 2:26 PM

 

 

Utopías

 

Hacerte venir, que me quieras,

Por hoy utopía, tal vez profecía,

Sueño alcanzable o no

¿Quién sabe? No tú:

Menos yo.

 

Poeta me dicen, orgullo inevitable,

Dicha que intento creer en boca de otros

Y que a veces creo

De lo contrario,

Cómo podría hacerte leer mi suplica exprimida

Sin antes haber estado seguro,

Por un segundo al menos,

De que algo valen,

De que te merecen, incluso,

De que las mereces sólo por ser tú.

 

Creo al fin que, aún no soy poeta,

Espero serlo,

Dedicación y ganas no me faltan,

Por hoy utopía, tal vez profecía,

No lo sabe el verso,

Menos yo.

 

Es posible entonces que,

Como aún no soy poeta serio,

Tampoco esté en posición

De aspirar a algo serio,

Si de ti se habla.

 

Poeta y amante, ambas mi pasión,

No lo logro aún,

Y no por falta de ganas y dedicación.

Por hoy utopías, tal vez profecías.

¿Quién sabe?

No lo sabe el verso, no lo sabes tú:

Menos lo sé yo.

25/07/2006 4:00 PM

 

 

El amor del soldado

 

Se enamoró el soldado, el asesino.

Se enamoró de una mujer que alumbra,

Que resume en su presencia

Las bellezas que el cielo y la tierra se disputan,

De una mujer que ha de tener

La cara de la vida si es que esta tiene alguna.

 

Se exprime los sesos el soldado:

Para amar e idolatrar no fue entrenado.

 

Decidido a morir si no era amado

Arrancó del suelo alimentado por sus muertos

La primera rosa regada con su sangre

-¡Qué paradoja que la muerte engendre amor!-

 

Se acercó a la musa el sátiro sangriento

Con la flor en una mano y en la otra

La pistola invicta para suicidarse

De recibir la respuesta indeseada.

Y fue tal la confusión del Marte enamorado

Que así dijo a su Venus deslumbrante:

-Si no aceptas el tiro que con mi arma quiero darte,

Me disparo amor con esta flor en la cabeza.

 

10/09/2006 17:41

 

Sabes que es para ti

 

No es lujuria, mujer, por lo que escribo.

No escribo tampoco por amor.

Es el deseo, mujer, de poseer un ángel.

Yo no te pido el alma, mujer, si es que lo amas

No te pido que te mueras por mi amor,

Sólo te pido repetir los besos de esa noche

En que fuimos víctimas del cielo y frente al mar,

Rompiste el juramento que le hiciste a otro

Que lejos se encontraba.

 

No es pecado, mujer, lo que vivimos,

Nada puede ser pecado y milagro al mismo tiempo

Y milagro es el roce de tus labios

Conjugados en pretéritos inútiles

Y en futuros de oscuridad inciertos.

 

¿Qué importa lo que digan?

No hay nadie ahora, estamos solos

¿Acaso un hombre que está ausente

Podrá arruinar este momento?

Tal vez él te idolatre,

Tal vez él sea tu vida,

Pero soy yo el que está a tu lado.

 

No te pido, mujer, que de él te olvides

Porque aunque lo quisiera sé bien que es demasiado.

Mas por mucho que él te ame, mujer, yo te aseguro

De que su amor jamás iguala

A la llama que ruge en mis entrañas

Y que sólo apaga tu aliento unido con el mío.

 

Eres un ángel, mujer y el un mortal,

Si tú, divina, fuiste víctima de la soledad y la distancia entre los dos

¿No es acaso posible que otra haya jugado el papel

Que juego yo en esta historia complicada?

 

Si tanto lo amas, mujer, y tanto te deseo yo,

Entonces, mujer, me conformo con tenerte entre mis brazos

Dale a él el corazón

Y a mí me dejas los besos que salen de tus labios.

08:48 31/10/06

 

Ángel caído

 

Murió mi ángel de amor,

De apenas tres primaveras

Injusta es la vida, pues

Debió llevarme a su vera.

 

Del otro lado del mar

Reposa mi ángel raído:

Del otro lado del Dios

Las nubes serán su nido.

 

¿Acaso es justa la muerte

Arrancándolo a mi celo?

Si es mi hijo un ángel, pues...

¿No le pertenece al cielo?

 

14/11/2006 1:13

 

 

 

 

La suerte

 

La suerte, mujer, la suerte...

No sería besarte y escuchar de tu labios que me amas.

 

La suerte, mujer, la suerte...

No sería dormir o desdormir contigo.

 

La suerte, mujer, la suerte...

No sería la envidia de otros hombres.

 

La suerte ES, mujer...

Adorarte y vivir por conquistarte...

 

Lo otro serían consecuencias.

 

14/11/2006 1:20

 

 

 

 

 

Carta

 

No es despecho mi motivo

Ni tampoco una estrategia

Para que tú avergonzada

A los brazos míos vuelvas.

 

Al final de la jornada

Y sacando bien mis cuentas

Hasta las mismas estrellas

Están compuestas de piedra.

 

No voy a nombrar tus culpas,

pues no quiero avergonzarte,

Pero el Amor no es el sexo:

El Amor es como un arte.

 

Y tú pronuncias Amor

Con tanta vil lozanía

Que haces que este se vea

Más inútil todavía.

 

No te odio, mujer,

Ni siquiera me das pena,

No sé ni porque te escribo:

¡Pues no mereces poemas!

 

24/11/06 06:25 PM

 

 

 

 


 

 

Recuento

 

 

Lo mejor de ella

Eran sus besos.

 

Lo mejor de esa

Eran sus ojos.

 

Lo mejor de aquella

Sus palabras.

 

Lo mejor de fulana

Su cintura.

 

Lo mejor de mengana

Su armadura.

 

Lo mejor de zutana

Su soltura.

 

Lo mejor de mí

Son todas ellas

15/01/2007 20:05

 

Viajar en utopías

POR ARIEL MONTENEGRO VALHUERDI

 Decía Eduardo Galeano que la utopía sirve para caminar: ¡Caramba, retórica manera tiene el uruguayo para llamar al transporte de la capital cubana! Tanto privados como públicos, yo había escuchado llamar a los vehículos de muchas maneras (guaguas, camellos, bicitaxis, almendrones, aspirinas), pero nunca utopías.

Increíbles historias de matices épicos, humorísticos y trágicos hemos experimentado todos alguna vez en busca de algo que nos lleve a un lugar en un tiempo determinado que nuestra condición humana nos impide.

 

El pan nuestro de cada día

 

Tengo un amigo que me contaba cómo es posible demorarse más de su adorado Aldabó al Vedado que de La Habana a Varadero y cómo también lo es respirar más gases nocivos en un Metrobús que en una fuga de propano de las tan añoradas balitas. Mi amigo (excelente periodista, conocedor de la buena música, "pelú" y amante de la carne de res)  vive solo, por lo que tiene un sentido agudísimo del tiempo, y me dice que cerca de la tercera parte del espacio del reino de Cronos que a él le corresponde, la pasa viajando, mejor dicho, en función de viajar, ya que el trayecto le lleva sólo de quince a veinte minutos.

Yo he sido testigo de lo anterior y también tengo una habilidad especial con el tiempo, pero mi caso es diferente: yo puedo contarlo según la cantidad de camellos que hayan pasado, habilidad que obtuve a principios de septiembre pasado acompañando a una amiga a la parada del M-6. Salíamos de la facultad a las 6:00 PM, nos sentábamos en el lugar donde se espera al dicho Metrobús y ella nunca tomaba el primero porque siempre conversábamos un rato. Cuando llegaba el segundo yo le decía "Mejor te vas, que ya deben ser las siete y media". En efecto, el margen de error oscilaba entre los cinco y diez minutos.

Todo esto sucede en los ómnibus, donde para ser navegante (o conductor, que es lo mismo) tienes, como requisito indispensable, que ser retirado del equipo nacional de boxeo o judo, o al menos, haber nacido en Pogolotti y pasar una prueba de capacidad real demostrada. Sin embargo existe un sector más desconcertante aún: Los taxis.

Los taxis son lo más cercano a la comparación con una utopía ¿Quién no ha soñado con montarse alguna vez en uno de esos Peugeots amarillos que dicen en la puerta con grandes letras negras 55-55-55? Los Panataxis son la manera más segura de andar a pie. Si analizamos esta palabra nos daremos cuenta fácilmente de que surgen contradicciones, comencemos de detrás hacia delante: el sustantivo "taxi" viene del inglés "tax" que significa impuesto, aunque esto no interesa; la partícula "a" se entiende por sí sola; y el prefijo "Pan" quiere decir "todos", o sea "Panataxi" expresa subliminalmente el mensaje "Taxi a todos"... Sobran los comentarios.

Estos son los taxis que todos sueñan, ahora, los taxi de la realidad son otra cosa. Me imagino que para filmar El Benny (genial músico cubano que murió en la década del 60) no hayan tenido mucho trabajo, ya que la mayoría de los autos de La Habana son de la época; hablo de los archiconocidos almendrones, verdaderos museos rodantes (el  otro día me encontré debajo del "asiento" un bono del 26 de julio de los que repartía la clandestinidad antes del 59), de los cuáles en muchos, sólo trabajan los elementos indispensables para la función motriz  y estamos obligados a sentarnos en un surtidor de muelles, sin embargo, en dos viajes, perdiste todo el estipendio del mes, el que te pagan por estudiar, aunque claro, dicha suma no es representativa.

 

¿Tierra, aire o agua?

 

Se hablaba del transporte urbano, pero basta ya de bagatelas, tratemos un tema ignominioso para el bolsillo y vejatorio para la paz interior: ASTRO, la empresa cubana encargada de los viajes interprovinciales. Antes los vehículos eran viejos y de mala calidad, pero los precios razonables; mas la expresión "tienes un chino atrás" para hablar de la mala suerte, con ASTRO funciona de maravilla, porque desde que llegaron las nuevas guaguas de aquel lejano, exótico y hermano país (¡y que lo digan!) Cuba debe ser el único país del mundo en el que viajar por carretera es más caro que en avión. Muchos me dicen que esto es una falta de respeto, pero yO creo que es una inteligente estrategia para rescatar la transportación aérea que tan decadente estaba.

Y un tema poco tocado: Los viajes por barco a la Isla de la Juventud. Dargis, muchacha cordial que cuenta con toda mi estima, tuvo que hacer algunos exámenes navideños antes de tiempo porque ya tenía pasaje sacado y si no tomaba la fabulosa embarcación iban a agarrarle las festividades por el Día de la Rebeldía Nacional (25, 26 y 27 de julio) en La Habana. Casos como este me hacen unirme al conocido profesor Mentepollo cuando asevera que para no tener problemas con en transporte hay que ser músico; esto es fácilmente corroborable si se ve el video clip de la canción Maracujá del, en mi criterio, excelente pianista Aldo López Gavilán en el que este toca tranquilamente su piano mientras viaja por cierto río en una especie de vehículo marítimo con su respectivo instrumento.

En fin y para no alargar más la cosa, siempre que pueda voy a pie y, aunque aún no puedo volar, ni nadar grandes distancias siempre tendré mi utopía (la que sirve para caminar).

Una nueva etapa

 Por Sergio

  Los estudiantes de primer año de Periodismo hemos entrado en una nueva etapa. Estamos de práctica en los medios nacionales de prensa escrita. El brillo en los ojos es típico del que ha publicado. No se por qué a los de JR le brillan tanto y tan seguido (envidia de la buena). Los familiares, casi siempre mamá y papá, viven pendientes de los periódicos; cuando encuentran el nombre de su hijo(a) en blanco y negro el escándalo es colosal . Se enteran los compañeros de trabajo, los vecinos y todo el que tenga la suerte o la desgracia de aparecer en su agenda telefónica. Una madre compró 20 rotativos para repartir entre los allegados, otra gritó tan fuerte en su oficina que los trabajadores pensaron que habían aumentado el salario; un padre no pudo controlar la emoción, y tuvo que llorar frente al diario en que aparecía la misma combinación de letras del acta de nacimiento de su bebe. La felicidad y las ganas de trabajar han inundado nuestras vidas. Se nos ve montados en carros, rojitos casi siempre, luchando por la noticia. Lo de los carros es pura comodidad, más de uno estaría dispuesto a ir de rodillas arrastrando una piedra con tal de conseguir una buena historia. Los periodistas viejos, digo, antiguos se están organizando porque ven en peligro su puesto. "Contra esa competencia no se puede ", expresó uno que ronda los 70. "Gracias a dios,  el MED o el que sea, que no les pagan: hacen todo eso de gratis, imagínate si les pagaran", eseveró otro al que le costó 100 CUC cambiar su acta de nacimiento para retirarse diez años más tarde. En fin compañeros, al terminar las prácticas seguramente no seremos los mismos: seremos mucho mejores periodistas y personas. Es por esto que Facultalandia entra en nuevo estadio, acorde con nuestras necesidades y la calidad de nuestras publicaciones. Les pido que colaboren más activamente con este proyecto que es de todos y me ayuden a nutrir a este famélico espacio (como lo calificara un coetáneo).

 

PD: Un abrazo -ojalá no llegue cansado- a todos los compañeros "que el fatalismo histórico y geográfico" ha confinado en lejanos parajes. 

                                                                                                                                                                    Viva primer año de periodismo 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres